Deficiencia del acido fólico y sus repercusiones en la formación del tubo neural

Autor(es):  Janco Mamani Alvaro, Patty Flores Henry Diego

Resumen: 

Los defectos congénitos por la deficiencia del acido fólico, manifiestan numerosos padecimientos heterogéneos, cuya causa en ocasiones es desconocida o incierta. Actualmente, según datos de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S), representan un importante problema de salud en el mundo, por ser una de las principales causas de morbilidad y mortalidad perinatal e infantil.
Se reporta aproximadamente que del 2-5% de los recién nacidos vivos y el 15% de los recién nacidos muertos presentan uno o más defectos anatómicos mayores al nacimiento.
El diagnóstico de estos defectos se puede incrementar hasta en un 10% en los primeros cinco años de vida, debido principalmente a aquellos que de manera inicial se encuentran en forma latente y/o que no son detectados al momento de nacer, ya que sus manifestaciones son de detección tardía.
Los defectos al nacimiento más frecuentes y estudiados, en cuanto a su etiología, son los defectos del tubo neural (DTN) que incluyen la anencefalia, el encéfalocele y el mielomeningocele.
En la última década se han llevado a cabo numerosos estudios epidemiológicos, con lo que se ha logrado conocer un poco más sobre su etiología y la manera de prevenirlos; por ejemplo, la protección de los padres ante la exposición de agentes físicos, químicos o biológicos tóxicos nocivos a la mujer durante el embarazo y en etapa periconcepcional con la adecuada alimentación rica en ácido fólico, indispensable para el desarrollo satisfactorio del producto durante la gestación.

Texto Completo

Ver en PDF